Filippo Grandi ha iniciado su mandato de 5 años como Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, sucediendo así a António Guterres, quien la semana pasada puso fin a sus más de 10 años al frente de la organización.

El Alto Comisionado Filippo Grandi toma posesión del cargo en un momento marcado por desafíos sin precedentes en materia de desplazamiento. A nivel mundial, se registra un número récord de personas forzadas a huir de la guerra y la persecución, entre las que se incluyen los más de un millón de refugiados e inmigrantes que cruzaron el Mediterráneo hacia Europa durante el pasado año.

Press Conference by Mr. Filippo Grandi, Commissioner General of the United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees (UNRWA)

ACNUR está navegando por aguas extraordinariamente difíciles”, ha señalado Grandi. “La suma de múltiples conflictos y el consiguiente desplazamiento masivo, los nuevos retos en materia de asilo, la brecha de financiación existente entre las necesidades humanitarias y los recursos disponibles, y la creciente xenofobia generan una combinación muy peligrosa. El camino que tenemos por delante está lleno de desafíos, pero espero que –trabajando conjuntamente con gobiernos, la sociedad civil, y otros socios- logremos progresos para garantizar la protección internacional y mejorar las condiciones de vida de millones de personas refugiadas, desplazadas internas y apátridas. También espero que se sigan buscando soluciones a las crisis de desplazamiento con una determinación renovada, abordando las causas de raíz e invirtiendo los adecuados recursos políticos y materiales. ACNUR, cuyo mandato incluye la búsqueda de soluciones, está dispuesto a trabajar con todos aquellos que persigan este mismo objetivo”.

Filippo Grandi, italiano de 58 años, ha trabajado en organismos internacionales durante más de 30 años, 27 de ellos en Naciones Unidas. Ex Comisionado General de la Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), previamente formó parte de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) como Representante Especial tras una larga trayectoria en ACNUR en diferentes operaciones en África, Asia, Oriente Medio y la sede de la organización en Ginebra.

 

ACNUR trabaja en todo el mundo para proteger, asistir y encontrar soluciones para las personas refugiadas, desplazadas internas y apátridas. La Agencia cuenta con unos 9.700 trabajadores en 126 países, muchos de ellos desplegados en emergencias humanitarias y en zonas próximas a zonas de conflicto.

En junio de 2015, ACNUR informó de que el desplazamiento forzado en todo el mundo ascendía a 59,5 millones de personas, alcanzando la cifra más elevada jamás registrada desde la II Guerra Mundial. Los niveles de desplazamiento han continuado aumentando desde entonces, de forma más patente con la situación de más de un millón de refugiados e inmigrantes que cruzaron el Mediterráneo hacia Europa durante el año 2015.