Las autoridades de Filipinas han elevado este miércoles a 81 los muertos y 70 los desaparecidos por el paso del tifón Mangkhut por el norte del país, donde los equipos de rescate siguen la búsqueda de decenas de personas atrapadas en una mina sepultada por un deslizamiento de tierra. Según los últimos datos de la Policía Nacional, hay además 71 heridos a causa del mayor tifón de la temporada que arrasó el sábado el norte de la isla de Luzón, en el extremo septentrional del país.

Del total de desaparecidos, 66 se han registrado en la región de Cordillera, a la que pertenece el poblado minero de Itogon, donde ya se ha confirmado la muerte de al menos 39 personas en el yacimiento sepultado mientras se trabaja para encontrar con vida a los desaparecidos.

En Itogon, provincia de Benguet, las inundaciones y deslices de tierra causados por Mangkhut han enterrado en lodo un área con yacimientos mineros de oro y varios barracones donde vivían de manera ilegal algunos mineros y sus familias.

Los damnificados por el tifón ya superan el millón y unas 148.400 personas todavía están evacuadas de sus hogares, más de 60.000 en centros de evacuación, según el último recuento publicado este miércoles por el Centro Nacional de Reducción de Desastres.