El Festival de Música Antigua de Sevilla (FeMÀS) se dispone a celebrar su XXXV edición, entre el 2 de marzo y el 4 de abril próximos, un festival marcado por la conmemoración del cuarto centenario del nacimiento de Murillo, junto con la celebración de la música escénica de Haendel, de quien  podremos admirar por primera vez en Sevilla la ópera Rinaldo, en realización de The English Concert, bajo la dirección de Harry Bicket, así como la Música acuática y para los Fuegos artificiales, estas últimas a cargo de  The King’s Consort, además de un recital de arias protagonizado por Franco Fagioli junto al Il Pomo D’Oro. Asimismo, se escucharán obras de Henry Purcell (dos programas) y de Luigi Boccherini, cuyo Stabat Mater, a cargo del prestigioso Cuarteto Mosaïques y la soprano María Hinojosa, serán el pórtico del Festival.

FEMASContinuando la línea de apertura hacia estilos contemporáneos, se ofrecen sendas sesiones de jazz, con la actuación del trompetista Paolo Fresu y el pianista Uri Caine con obras de Monteverdi y Sonny Rollins, además de la actuación del contratenor Carlos Mena junto a la Disfonik Orchestra, todo ello en el marco del homenaje representado “Bajo el signo de Murillo”, con la participación de músicos sevillanos y abundante representación de obras concebidas y desarrolladas durante el Renacimiento y el Barroco en nuestra ciudad: Correa de Arauxo, Alonso Lobo y Francisco Guerrero. La sesión de clausura (3 y 4 de abril), estará protagonizada por la Orquesta Barroca de Sevilla, dirigida por Maxim Emelyanychev.

En total, el FeMÀS, con un presupuesto de 420.000 euros (65.000 euros más que la pasada edición), ofrecerá  22 conciertos en diversos escenarios: Catedral, Espacio Turina, Teatro de la Maestranza, San Luis de los Franceses y la Caridad- que acogerán a conjuntos y solistas, desde la prestigiosa Accademia del Piacere –uno de los invitados de honor del Festival-   hasta las voces de Mariví Blasco, Ariel Hernández, Andoni Mercero, Alicia Amo, Musica Boscareccia o “La Danserye. Capella Prolationum”, toda una novedad que reconstruye en la Catedral cómo pudo ser la coronación de Carlos V.

El sólido prestigio del FeMÀS –no se olvide- tiene como referencia la experiencia y dedicación profesional de su director Fahmi Alqhai -uno de los grandes violagambistas de la actualidad- que invierte su talento y  esfuerzo en la organización y desarrollo de una de las grandes citas anuales de la música en España.

En una entrevista reciente (ABC, 25-02-2018), Fahmi Alqhai afirma que “el objetivo ahora es que la Junta de Andalucía se alíe con el FeMÀS”, un certamen que se ha convertido, gracias a su exigente diseño de programación, en una de las citas obligadas para los aficionados a la música antigua en nuestro país, con un constante incremento de público y considerado por los aficionados como el mejor festival nacional. Ahora se trata de reforzar alianzas con el Teatro de la Maestranza, así como de reclamar al Ayuntamiento una estructura estable, requisitos tan inaplazables como lograr el apoyo económico de la Junta de Andalucía  (a propósito: ¿A cuántos de sus representantes vemos en los conciertos?), cuya estrategia cultural no pasa, ciertamente, por incorporarse al Festival. Tampoco se trata de reformar el ICAS, es una cuestión de equipo. No es aceptable que la programación esté configurada en mayo/junio y las localidades, en lugar de ponerse a la venta en Navidad, no estén disponibles hasta última hora.

MFR