Las exportaciones españolas de mercancías crecieron un 4,4% en los nueve primeros meses de 2015 (2,5 puntos superior a la del mismo periodo del año 2014, 1,9%), hasta los 186.261,1 millones de euros. Como en los meses anteriores, el acumulado del año supone un máximo en la serie histórica. En términos de volumen, el aumento fue del 3,7%, al crecer los precios un 0,7% aproximados por los Índices de Valor Unitario (IVUs).

Las importaciones, por su parte, crecieron un 3,9%, hasta los 204.903,1. En términos de volumen, el aumento fue mayor, del 6,2%, ya que los precios disminuyeron un 2,1%.

Como resultado, de enero a septiembre, el déficit comercial alcanzó los 18.642,0 millones de euros, un 1,1% inferior al del mismo periodo de 2014. La tasa de cobertura se situó en el 90,9%, un registro 0,5 puntos superior al de enero-septiembre de 2014 (90,4%). El saldo no energético arrojó un superávit de 2.034,1 millones de euros (10.704,0 millones de euros en enero-septiembre de 2014), mientras que el saldo energético registró una mejora, en términos de reducción del déficit, del 30,1%, como resultado de la sustancial caída de los precios de la energía.

Los resultados acumulados para España están en línea con los obtenidos por nuestros principales socios de la zona euro. Así, las exportaciones de la zona euro aumentaron un 4,6% interanual y las de la UE-28, un 5,2%. Por países, nuestra tasa es superior a las de Italia (4,2%) y Reino Unido (-0,8%), similar a la de Francia (4,5%) e inferior a la marca de Alemania (7,1%). Fuera de Europa, Estados Unidos acumula un retroceso del 6,0% interanual mientras que las exportaciones de Japón aumentaron un 6,5%.
Sectores económicos

En los primeros nueve meses de 2015 evolucionaron positivamente las exportaciones de prácticamente todos los sectores productivos. Las ventas de bienes de equipo (19,9% del total) crecieron un 3,5% interanual. Destaca en particular el sector del automóvil (16,8% del total), que continuó con su crecimiento muy elevado en estos nueve meses, del 19,7% interanual. Los sectores de alimentación, bebidas y tabaco (16,0% del total) y de productos químicos (14,7% del total) vieron incrementarse también sus ventas al exterior un 9,4% y un 7,4% respectivamente. Solo los productos energéticos (caída del 27,9% interanual), penalizados por los bajos precios de la energía, otras mercancías (descenso del 21,1% interanual) y materias primas (retroceso del 1,9%) evolucionaron en sentido contrario.

En consecuencia, las principales contribuciones positivas de las exportaciones provinieron del sector automóvil (contribución de 2,9 puntos porcentuales del aumento de las exportaciones totales), alimentación, bebidas y tabaco (1,4 puntos), productos químicos (1,1 puntos), manufacturas de consumo (0,8 puntos) y bienes de equipo (0,7 puntos). Las únicas contribuciones negativas destacables provinieron de los sectores de productos energéticos (-2,1 puntos) y de otras mercancías (-0,9 puntos).

Por subsectores, las principales contribuciones positivas fueron las de automóviles y motos (2,4 puntos, debido principalmente a las mayores ventas a Reino Unido, Francia, Alemania y Turquía); frutas hortalizas y legumbres (0,9 puntos, a Alemania, Francia, Reino Unido e Italia); medicamentos (0,5 puntos, a Alemania, Países Bajos, Japón y Canadá); componentes del automóvil (0,4 puntos, a Rumanía, Francia, Alemania y Reino Unido); y confección (0,4 puntos, a Italia, Polonia, China y Alemania).

Por el contrario, los que más lastraron las exportaciones fueron los subsectores de petróleo y derivados (-1,4 puntos, debido principalmente a las menores ventas a Marruecos, Estados Unidos, Gibraltar e Italia); gas (-0,7 puntos, a Japón, Brasil, Argentina y Corea del Sur); material de transporte por carretera (-0,4 puntos, a Francia, Australia, Alemania y Bélgica); y buques (-0,2 puntos, principalmente a Noruega, y luego a México, Curaçao y Chipre).

En cuanto a las importaciones, la consolidación de la recuperación de la economía española, y, en particular, el avance de formación bruta de capital fijo explica el crecimiento del 18,7% de las importaciones de bienes de equipo (19,7% del total). La recuperación del consumo y la pujanza de las exportaciones del sector, por su parte, explica el aumento del 17,8% de las importaciones del sector automóvil, así como de las compras de manufacturas de consumo (+14,2%) y de bienes de consumo duradero (+14,1%).

De esta forma, las principales contribuciones positivas a las importaciones en el periodo enero-septiembre de 2015 provinieron de los sectores de bienes de equipo (contribución de 3,2 puntos), automóvil (2,0 puntos), productos químicos (1,6 puntos) y manufacturas de consumo (1,5 puntos). La única contribución negativa por sectores en este periodo fue la del sector de productos energéticos (contribución de -6,4 puntos).

Por subsectores, las principales contribuciones positivas fueron las de automóviles y motos (1,4 puntos, debido principalmente a las mayores compras a Alemania, Reino Unido, Japón y Francia); medicamentos (1,0 puntos, casi la mitad del cual se debe a Estados Unidos, y luego, a gran distancia, estarían Irlanda, Alemania y Países Bajos); aparatos eléctricos (0,7 puntos, a Marruecos, China y Alemania); y componentes del automóvil (0,7 puntos, a Alemania, Hungría y Corea del Sur).

Por el contrario, los que más lastraron las importaciones fueron los subsectores de petróleo y derivados (-5,5 puntos, debido principalmente a las menores compras a Rusia, Nigeria, Arabia Saudí y México); gas      (-1,0 puntos, fundamentalmente por las menores compras a Argelia y luego, a gran distancia, a Noruega, Qatar y Trinidad y Tobago); y lácteos y huevos (-0,1 puntos, a Francia).