La policía francesa desalojó este jueves a 1.606 migrantes y demandantes de asilo que vivían en dos campamentos de tiendas de campaña en la periferia noreste de París, según informa Efe. Alrededor de 600 agentes de las fuerzas del orden, además de personal de los servicios sociales, han participado en el desmantelamiento de estos dos campamentos, que se encontraban en las proximidades de la Puerta de la Chapelle, entre París y la ciudad de Saint Denis.

Los desalojados, entre los que hay menores, han sido conducidos en autobuses a gimnasios de toda la región parisina para ser alojados y para que se puedan tratar sus casos personalmente.

La operación de evacuación de este jueves es la 59ª en París desde 2015. El prefecto de Policía, Didier Lallement, ha reconocido que, por la cantidad de personas evacuadas, se trata de una operación nunca vista en la capital francesa.