El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha rechazado la demanda presentada por el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, y otros 75 diputados, entre ellos algunos de los procesados en el juicio del ‘procés’, contra la anulación del pleno de octubre de 2017 en el que se iba a declarar la independencia de Cataluña.

La Corte europea afirma en su decisión que la suspensión dictada por el Tribunal Constitucional (TC) era “necesaria en una sociedad democrática” para “mantener la seguridad pública, la defensa del orden y la protección de los derechos y libertades ajenas” y que se trataba de proteger a “los parlamentarios en minoría” en el Parlamento catalán “ante posibles abusos de la mayoría”, ya que la solicitud de convocatoria fue registrada por los grupos de Junts pel Sí y la Candidatura Unidad Popular (CUP), que representaban a más del 50% de la Cámara.