Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, la cifra de fallecidos supera los 160.000.