Según el acuerdo con los talibanes, las fuerzas militares estadounidenses deberán abandonar Afganistán en un periodo de 14 meses.