La Casa Blanca anunció este martes el inició el proceso para retirar a Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un paso que se hará efectivo en el periodo de un año.

El presidente Donald Trump ya anunció a finales de mayo su decisión de “romper” con la organización internacional y de canalizar los fondos que le aportaba “a otras necesidades urgentes de salud pública a nivel global”.

El Gobierno de EE. UU. es el primer contribuyente de este organismo en un porcentaje que puede equivaler a alrededor del 10% del presupuesto.