Las autoridades de Canberra declararon este viernes (31.01.2020) el primer estado de emergencia en casi dos décadas, a raíz de incendios forestales que arrasan esa región y amenazan barrios periféricos de la capital

La principal amenaza proviene de un enorme incendio en el valle de Orroral, que ya ha convertido en cenizas alrededor de 18.000 hectáreas de matorrales en su mayoría remotos. Las autoridades temen que la situación “puede volverse incontrolable”, por las condiciones meteorológicas que se esperan para los próximos días, cuando los incendios podrían afectar los suburbios del sur de la ciudad.

Se espera que la ola de calor llegue a Melbourne y Canberra hoy viernes, y que partes de Sídney alcancen los 45 grados centígrados el fin de semana.