El convenio, rubricado en Madrid, sustituirá, cuando entre en vigor, al firmado entre el Gobierno de España y el Gobierno de la URSS el 1 de marzo de 1985, que dejará de aplicarse respecto de las relaciones entre el Reino de España y la República de Bielorrusia.

El nuevo convenio supone un reflejo de las actuales relaciones económicas y comerciales entre España y Bielorrusia y permitirá incrementar la seguridad jurídica de los operadores económicos de ambos países.

El convenio incluye un artículo de intercambio de información, en los términos del Modelo de Convenio de la OCDE, que permitirá un amplio intercambio de información de trascendencia tributaria entre España y Bielorrusia.

Entrará en vigor en el plazo de tres meses a partir de la fecha en que ambos Estados se notifiquen el cumplimiento de los procedimientos legales internos para que se produzca dicha entrada en vigor.