En las últimas 24 horas se han notificado casi 17.000 nuevos casos y 156 muertes, elevando el total de fallecidos a 34.366

España sigue sumando ciudades confinadas para frenar la segunda ola de la pandemia. Este miércoles han sido Burgos y Aranda de Duero. El jueves será la región de Navarra. El Gobierno baraja imponer toques de queda como se ha hecho en otros países europeos, sin embargo, debe hacerse en el marco del estado de alarma, para cuya prórroga necesita el apoyo del Congreso.

También sigue subiendo la alerta en el Reino Unido. La región de South Yorkshire, en el norte de Inglaterra, entrará el sábado en la categoría tres de la alerta sanitaria, la máxima establecida, endureciendo aún más las restricciones. Bares y pubs que no sirvan comida tendrán que cerrar sus puertas y estarán prohibidas las reuniones familiares. En Londres, el concurrido aeropuerto de Heathrow ha comenzado a realizar pruebas de saliva para detectar el coronavirus, un nuevo tipo de test cuyo resultado se conoce en una hora.

En Italia, que hace unas semanas parecía esquivar el segundo zarpazo de la pandemia, el Gobierno ha reconocido que está fuera de control en las populosas regiones de Lombardía, Campania y el Lacio. Este miércoles se han registrado más de 15.000 nuevos casos. El jueves entrará en vigor el toque de queda en Lombardía, el viernes en Campania. Las autoridades van a reabrir dos hospitales temporales en Milán y en Bérgamo, dos de las ciudades más castigadas por la primera ola.

Alemania tampoco esconde su preocupación tras registrar más de 7.500 casos en las últimas 24 horas, la segunda cantidad más alta desde que comenzó la pandemia. El ministro de Sanidad ha dado positivo por coronavirus una semana después de haberse vacunado contra la gripe estacional.