Las mujeres españolas posponen someterse a tratamientos de reproducción asistida hasta los 40 años, según datos del Centro de Fertilidad y Genética ProcreaTec. En tan solo ocho años la edad media de las mujeres que acuden a la reproducción asistida ha aumentado 5 años, de los 35,7 a los 40,6 años, según registros de ProcreaTec. Esta tendencia va en línea con el retraso de la maternidad en España. Según las últimas estadísticas del INE, las españolas tienen el primer hijo con 32,5 años, mientras que en 1975, año en que comenzó este registro, la edad media para ser madre estaba en 25,2 años. Además, España fue en 2015 el segundo país de la Unión Europea con más madres primerizas que dieron a luz a partir de los 40 años, sólo por detrás de Italia, indica la Oficina Europea de Estadística, Eurostat. Ese año nacieron en España 15.808 niños de madres de 40 años o más, lo que supone un 7,4% de los nacimientos totales.

Retrasar la maternidad conlleva un aumento de los tratamientos de reproducción asistida. De hecho, España es líder europeo en tratamientos de fertilidad con un total de 156.865 en 2016, según datos del Ministerio de Sanidad. “Las mujeres españolas son madres cada vez más tarde. Empiezan a buscan el embarazo con más edad y se encuentran con más problemas para concebir. La fertilidad femenina se reduce de forma drástica a partir de los 35 años porque disminuye la reserva funcional ovárica. Al haber comenzado la búsqueda con más edad, también se retrasa el inicio de los tratamientos de reproducción asistida por lo que es más habitual que muchas mujeres tengan que recurrir a donantes de óvulos como única opción para conseguir ser madres”, explica la doctora Jennifer Rayward, socia fundadora de ProcreaTec.

Este retraso de la maternidad implica que sean las mujeres mayores de 40 años las que más recurran a la donación de óvulos. Según la Sociedad Española de Fertilidad, el 68% de las mujeres mayores de 40 años se someten a un tratamiento de ovodonación. A partir de los 40 años, el Registro Nacional de la Sociedad Española de Fertilidad cifra en un 22% la tasa de éxito de la FIV (fecundación in vitro) por ciclo iniciado con óvulos propios de la mujer. Mientras que una de cada dos (53%) mujeres que opten por la ovodonación conseguirán el embarazo. También se ha incrementado la edad en la que las españolas recurren a la ovodonación y ha pasado de los 39,6 a los 41,4 años, según datos de ProcreaTec. Además, en ocho años, se ha pasado de un 27% de pacientes de ovodonación a un 40% de mujeres que recurrieron a las donantes de óvulos en 2107.  “La ovodonación es la mejor alternativa tanto para las mujeres de mayor edad, puesto que su calidad ovocitaria ya no es óptima; como para quienes se hayan sometido a algún tipo de cirugía ovárica; o aquellas que tengan algún tipo de alteración cromosómica o genética”, comenta la doctora Rayward.

El incremento en la edad de las pacientes supone un aumento en la edad de las mujeres que se someten a ciclos con óvulos propios. Así, en 2009, la edad media para realizar un tratamiento de reproducción asistida en ciclo propio era de 34,1 años y en 2017, esa media asciende hasta los 38 años. “En nuestro país hay muchos factores que provocan el retraso de la maternidad y eso implica riesgos tanto para la gestante como para el bebé. Hay más abortos; más embarazos múltiples; la madre puede sufrir diabetes gestacional o preeclampsia; bajo peso del feto, riesgo de prematuridad y cromosopatías”, añade la doctora Rayward.

Por otra parte, la doctora Rayward alerta de la conveniencia de vitrificar ovocitos antes de los 35 años para tener una garantía ante el retraso de la maternidad. “En estos momentos la media de edad de nuestras pacientes que han preservado su fertilidad está por encima de los 37 años. La vitrificación de óvulos es una técnica de crioconservación que mantiene los óvulos congelados en nitrógeno líquido a muy baja temperatura. Esto permite que conserven las características que tenían al ser congelados. A medida que pasan los años la calidad de nuestros gametos disminuye, y sobre todo a partir de los 35”, indica esta especialista.