El Ejecutivo ha decidido retirar el estatus diplomático al delegado del Gobierno de Flandes en España en protesta por las declaraciones “inaceptables e impropias de un país amigo y aliado” del presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans, sobre Cataluña y el proceso independentista.