España quiere sumarse en el día de hoy al vivo y emotivo recuerdo de todas las víctimas del tsunami que golpeó el sudeste asiático hace ahora diez años, en lo que ha constituido una de las mayores tragedias naturales y humanas jamás habidas en la historia.

​Asimismo el Gobierno recuerda y desea reafirmar la solidaridad de España con los familiares de las víctimas y supervivientes de aquella catástrofe, así como con las autoridades y el pueblo de todos los países que sufrieron las devastadoras consecuencias del tsunami en forma de pérdidas humanas y materiales.