Después de tres meses de estado de alarma, España ha entrado en la nueva normalidad, una etapa en la que se permiten los desplazamientos fuera de las comunidades autónomas y en la que reabrirán muchos establecimientos, servicios e instalaciones cerrados durante el confinamiento.

En esta nueva etapa, las comunidades autónomas toman el control de las medidas preventivas que aplicarán para prevenir enfermedad, entre las que figuran la limitación del aforo de los establecimientos o las actividades de ocio nocturno, entre otras.

Además, se espera la ampliación de los servicios de transporte público y vuelven las restricciones a la circulación establecidas para los vehículos de transportes de mercancías durante los fines de semana y días de operaciones especiales de tráfico.

En esta nueva normalidad los ciudadanos tendrán que seguir usando mascarillas, mantener la distancia de seguridad interpersonal y las medidas de higiene.