El gobierno de España aportó 700.000 euros al Programa Mundial de Alimentos (PMA) que servirán para asistir con víveres a más de 30.000 personas desplazadas por las hostilidades en la ciudad iraquí de Mosul.

Los beneficiarios recibirán durante un mes dinero en efectivo, que también podrán usar para cubrir otras necesidades básicas.
Iraq se encuentra actualmente en situación de emergencia de nivel 3, considerada la más alta para las contingencias humanitarias.

Entre 2014 y 2017, la respuesta humanitaria de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo en Iraq se ha cifrado en casi de 5 millones de euros.