Las perspectivas del talento del futuro están protagonizando un intenso debate en los últimos meses. Las empresas globales y las instituciones de educación superior reconocen que el cambio ya se está produciendo y necesitan adaptarse a él, pero no saben por dónde empezar.

Se habla de la brecha de capacidades y de las razones por las que tantos puestos de trabajo quedan vacantes incluso cuando millones de personas no consiguen encontrar empleo. Otro de los temas de debate son las tecnologías inteligentes y cómo están cambiando los puestos de trabajo, así como las dificultades de los nuevos titulados universitarios para acceder al mercado laboral.

Cabe destacar que el grueso de este debate todavía se está desarrollando en la teoría, pero no en la práctica. En este sentido, creo que no debemos olvidar que las personas son el corazón de nuestras empresas, y el talento debería estar a la vanguardia de las estrategias de negocio.

Pensemos de esta forma: cuando una organización se enfrenta a una nueva amenaza, ¿qué hace? Se prepara. Si la competencia empieza a quitarle cuota de mercado, desarrolla un plan agresivo para recuperarlo y si un modelo de negocio cambia dentro de su sector, crea una estrategia para adaptarse. Debemos ser conscientes de que la falta de visión y preparación en torno al talento del mañana es una amenaza para el éxito de nuestras organizaciones y la salud de nuestra sociedad.

Tras hablar de esto a un nivel tan elevado, pasemos a lo más específico. Por ejemplo, estas son algunas de las áreas que todos los líderes empresariales necesitan comprender y comunicar mejor:

  • ¿Qué habilidades futuras necesitamos para apoyar nuestras estrategias de negocio y los cambios dentro de nuestras organizaciones? ¿Cuáles son nuestros planes para adquirir esas habilidades o formar de nuevo a los trabajadores?
  • ¿Estamos buscando o debemos buscar oportunidades de colaboración con todo el espectro de instituciones de educación superior, formación o desarrollo de profesionales?
  • Infraestructura y recursos. ¿Cómo financiaremos y construiremos los programas necesarios? ¿y cómo vamos a encontrar a las personas que les darán soporte?

Algunos directivos están muy familiarizados con estas áreas porque sus compañías han tenido que volver a formar a una parte importante de sus equipos para dar apoyo a nuevos modelos de negocio o adaptarse a nuevas tecnologías. Pero la realidad es que muchos de nosotros todavía estamos en las primeras etapas de la comprensión del problema.

Trabajando juntos por el talento del mañana

En Workday nos encontramos en una posición única, puesto que no solo nos importa el futuro del talento; también estamos creando tecnologías que satisfarán las necesidades de los trabajadores del presente y del futuro, y ayudaremos a las organizaciones a captar y retener esa fuerza laboral.

También estamos poniendo en contacto a líderes de nuestras diferentes comunidades de clientes, desde instituciones de educación superior de primer nivel hasta compañías disruptoras, pasando por algunas de las organizaciones más grandes del mundo, para que mantengan conversaciones con organizaciones sin ánimo de lucro y autoridades políticas sobre posibles colaboraciones.

Esta es nuestra visión sobre el camino a seguir:

  • Establecer una responsabilidad compartida. En lugar de señalar quién debería realizar esta tarea, es importante que reconozcamos que todos debemos asumir nuestra parte. Para tener éxito e identificar estrategias que funcionen en toda clase de sectores y de segmentos de población, necesitamos ser transparentes con la realidad y, juntos, encontrar soluciones.
  • Tener un diálogo más productivo. Al reunir a las partes interesadas en la misma sala, es posible que el diálogo pase de la preocupación a la esperanza una vez que todos establezcan una manera de trabajar juntos. En Workday podemos facilitar esta conversación, tal y como demuestra el éxito cosechado recientemente en nuestra primera conferencia de desarrollo de trabajadores, Workday Opportunity Onramps, y en el foro Tomorrow’s Talent: A Forum for Business and Education Leaders, organizado por Bloomberg y patrocinado por Workday, orientado a líderes de negocio y educación.
  • Desarrollar con ética. Todos los que estamos involucrados en la creación de nuevas tecnologías debemos garantizar su desarrollo de forma ética y responsable. Esto quiere decir que, en lugar de eliminar oportunidades para las personas a través de la innovación, necesitamos usar la tecnología para crear nuevas y mejores opciones.
  • Replantear la educación. Es imprescindible crear una cultura de aprendizaje continuo desde el inicio. Ya sea por la aparición de nuevas tecnologías o la creciente importancia de las competencias sociales, tener éxito en este mundo laboral en constante evolución exige que la educación no sea solo un diploma, sino algo que se proporciona en cada etapa de la vida profesional. La responsabilidad de hacer que esto sea posible no solo recae en las instituciones tradicionales de educación superior, sino también en el liderazgo empresarial y a nivel político.

Por todo lo anterior, creo que es el momento de unir fuerzas y actuar en nombre del talento del mañana. En Workday estamos encantados de ser parte de este movimiento, y esperamos que cada vez más gente se una para establecer el mejor rumbo a seguir.

Andrés García-Arroyo

Country Manager for Iberia de Workday