No cabe duda de que la pandemia del coronavirus que estamos viviendo a nivel mundial, desde principios de 2020 prácticamente, ha provocado que tengamos que extremar las medidas de higiene y desinfección allá donde vayamos.

Ante la demanda de soluciones que funcionen y garanticen seguridad entre los ciudadanos se ha hablado de varios productos y compuestos, siendo el ozono uno de ellos. A pesar de que el ozono lleva más de tres décadas utilizándose para desinfectar quirófanos, material quirúrgico, o alimentos, a día de hoy, sigue siendo un desconocido para muchos. 

¿Qué es el ozono y cuáles son sus ventajas?

El ozono es una molécula formada por tres átomos de oxígeno que se produce de forma natural en las capas altas de la atmósfera y cuyo origen es el oxígeno molecular (O2), esencial para la vida. Al margen de estar presente en la naturaleza, puede generarse artificialmente con fines desinfectantes. 

En caso de utilizarlo como desinfectante, sus beneficios son muchos dado que, aplicado según las recomendaciones, carece de toxicidad, siendo muy eficaz y sostenible. Entre sus principales ventajas destacan las siguientes:

  • No genera ningún tipo de residuo o químico peligroso ni tampoco contaminante, siendo más inocuo, sostenible, ecológico y respetuoso con el medio ambiente.
  • La desinfección con ozono tiene mayor alcance que cualquier otro producto químico: al ser un gas, llega a cualquier rincón con todas las garantías.
  • Es un gas muy versátil: se utiliza para la desinfección del agua, del aire y de las superficies, dado que no es corrosivo.
  • El tratamiento con ozono no solo se encarga de desinfectar y neutralizar cualquier tipo de olor, sino que tampoco deja olor alguno al final de su utilización.

¿La desinfección de la COVID-19 con ozono es segura y efectiva?

Pese a que la efectividad del ozono como desinfectante en agua no genera dudas, no ocurre lo mismo cuando se habla del compuesto como desinfectante en superficies y en el aire. A lo largo de los últimos meses, a raíz de la situación generada por el coronavirus, se han publicado numerosas noticias y artículos que cuestionan su efectividad frente a la acción del virus responsable de  la COVID-19. 

En este sentido, la mayoría de las críticas hasta el momento han partido de una falta de información y conocimiento, tanto de las evidencias y estudios científicos como de la normativa existente ya que, en España, el ozono no aparecía en la lista del Ministerio de Sanidad de productos autorizados para desinfectar superficies o desinfección aérea para eliminar el virus. A continuación, se exponen algunos de los principales organismos que confirman la efectividad del mismo:

  • LaOMS, lo considera el desinfectante más potente contra todo tipo de microorganismos.
  • El Reglamento UE 528/2012, también conocido cómo Reglamento de Productos Biocidas (BPR, por sus siglas en inglés), es la normativa de referencia en materia de biocidas en España y Europa y establece las bases para autorizar que un producto pueda ser distribuido y comercializado en la UE como biocida. En este sentido, desde el 8 de mayo de 2017, el ozono está reconocido como sustancia activa aprobada por la Agencia Europea de Sustancias Químicas.  Este reconocimiento como sustancia activa es el paso previo para su autorización cómo producto biocida. Su aprobación como producto biocida está siendo aún evaluada por las autoridades europeas y se espera que pueda entrar en breve a formar parte del Anexo V del Reglamento de la Unión Europea 528/2012. Una vez esto suceda, el ozono será incluido cómo biocida para distintos usos dentro del grupo de desinfectantes utilizados en el ámbito de la vida privada y de la salud pública. También para superficies en contacto con alimentos y piensos, también 0para agua potable y de procesos.
  • En España, el Ministerio de Sanidad emitió el 27 de abril de 2020 una nota sobre el uso de productos Biocidas para la desinfección del COVID-19. En este documento indica que el ozono, al igual que otras sustancias biocidas, se encuentran en evaluación en la UE permitiéndose, a la espera de finalizar este proceso, la comercialización de los productos que lo contienen, siempre que se respeten las medidas de seguridad. 

Actualmente, por tanto, el ozono se encuentra reconocido como sustancia activa por parte de la Agencia Europea de Químicos y en España están autorizadas las desinfecciones utilizándolo siempre que se cumplan los requisitos impuestos por el Ministerio de Sanidad, que garantizan su aplicación efectiva y con las medidas de seguridad adecuadas.

Enrique Criado

CEO de eoZono