Dar una oportunidad a personas en situación o en riesgo de exclusión social es el principal objetivo del proyecto que van a poner en marcha Endesa, Cáritas y Energía Sin Fronteras en Sevilla. Se trata de la ampliación de la superficie de cultivo que tiene en marcha Bioalverde (sociedad impulsada por Cáritas) para insertar laboralmente a personas mediante la formación en el cultivo de productos hortícolas.

Para ello, se ha habilitado en ella un nuevo pozo que permitirá ampliar la superficie de riego de la finca, cedida por Cáritas Sevilla, y en la que ya se están explotando dos hectáreas.

Endesa instalará unas placas solares que dotarán de energía a la bomba de extracción de agua del nuevo pozo. De esta manera, se podrá multiplicar por cuatro la superficie de cultivo ecológico y, por tanto, dar oportunidades a un mayor número de personas necesitadas de empleo y formación.

La finca, propiedad de Cáritas Diocesana de Sevilla, está situada en la localidad de Montequinto (Sevilla) y la ampliación de la superficie cultivada fue inaugurada el pasado mes de enero.

Los principales objetivos de este proyecto están alineados con el Plan de Sostenibilidad de Endesa: por un lado, proporcionar acceso a la energía a personas en situación vulnerable con la finalidad social de proporcionar desarrollo socioeconómico, a través de la creación de empleo, a las comunidades locales en las que trabaja Endesa; y, por otro, facilitar productos saludables a bajo precio, fomentando así el bienestar y la salud local.

El papel de cada una de las tres entidades sin ánimo de lucro que intervienen en el proyecto es fundamental para su ejecución.

Cáritas Sevilla lleva a cabo la coordinación general del proyecto para “ayudar a la promoción humana y desarrollo integral de todas las personas, preferentemente las más empobrecidas, mediante el desarrollo de los diferentes programas de acción social”; Bioalverde, constituida como sociedad de Cáritas Diocesana en el ámbito de la agricultura ecológica, tiene como objetivo posibilitar el acceso al empleo de personas desfavorecidas que se encuentran en riesgo de exclusión social, así como promover un consumo justo, sostenible y responsable; y Energía Sin Fronteras, cuya misión es extender y facilitar el acceso a los servicios energéticos y de agua potable a quienes todavía no los tienen, los obtienen en condiciones precarias o lo hacen por procedimientos poco apropiados, coordina el Estudio de viabilidad energética del Proyecto y se responsabiliza del suministro, realización y montaje de los paneles solares y los accesorios.

Endesa, por su parte, que realiza la aportación económica, está comprometida con el desarrollo de las comunidades en las que opera a través de la implementación de Planes de Creación de Valor Compartido (CSV), que tienen como objetivo la colaboración y el desarrollo de iniciativas que ayuden a paliar o solucionar las dificultades para acceder a la energía de colectivos en situación vulnerable.