Endesa obtuvo un beneficio neto de 363 millones en los tres primeros meses del año, un 2% menos respecto al mismo periodo del año anterior.

Según ha señalado la compañía, “la buena gestión del mercado liberalizado, sumada a la estabilidad del mercado regulado y al esfuerzo de contención de costes, han sido factores clave en la obtención de estos resultados, que se han alcanzado a pesar de las desfavorables condiciones de mercado que han afectado tanto al negocio del gas como al de electricidad”.

“En particular, cabe destacar que se ha producido una significativa caída de la demanda de energía eléctrica, como consecuencia de las altas temperaturas del periodo y del impacto de la ralentización de la economía sobre el consumo de las grandes empresas”, apunta.

El Ebitda ha crecido un 5% “gracias a la buena evolución del negocio liberalizado, a la estabilidad del negocio regulado y al esfuerzo de contención de los costes fijos” y el EBIT sube un 3% “a pesar del incremento de las amortizaciones, debidas fundamentalmente al esfuerzo inversor mencionado y al impacto de la aplicación de la NIIF 16, es decir, la nueva normativa que obliga a incluir los contratos de arrendamiento vigentes”.

Por su parte, la evolución de los gastos fijos de explotación se ha reducido en un 5% en términos ajustados (-2% en términos reportados) en un periodo caracterizado por el “fuerte incremento” de las inversiones en energías renovables realizadas por la empresa. Las inversiones brutas se han situado en 395 millones, con un crecimiento del 100%.

La deuda financiera neta ha aumentado en 1.127 millones con respecto al 31 de diciembre de 2018 como consecuencia de varios factores, entre los que destacan el impacto de la entrada en vigor de la NIIF 16, que ha supuesto registrar un incremento de 186 millones en la deuda neta a 31 de diciembre de 2018; las inversiones realizadas para el desarrollo de nuevos parques de generación renovable, y el pago del dividendo a cuenta con cargo a los resultados de 2018, por importe de 741 millones, realizado el pasado 2 de enero.

“Endesa está haciendo un esfuerzo inversor muy importante en energías renovables y en digitalización para liderar la transición energética”, ha asegurado el CEO de Endesa, José Bogas. “A final de año, estarán operativos los 879 MW renovables que la compañía se adjudicó en las subastas de 2017. En el marco de este nuevo ciclo inversor -ha subrayado Bogas-, destacan los altos niveles de eficiencia que estamos alcanzando, que han facilitado un descenso del 5% en los costes fijos en términos ajustados”.

Dividendo

La Junta General de Accionistas de Endesa celebrada el pasado 12 de abril aprobó la distribución de un dividendo total por un importe bruto de 1,427 euros por acción con cargo al resultado del ejercicio 2018, lo que supone una cifra total de 1.511 millones de euros.

Teniendo en consideración el dividendo a cuenta de 0,7 euros brutos por acción abonado el pasado 2 de enero, que supuso un importe total de 741 millones, el dividendo complementario con cargo al resultado del ejercicio 2018 es igual a 0,727 euros brutos por acción, es decir, 770 millones, y será abonado el próximo 2 de julio.