En Andalucía, ha destinado cerca de 12 millones en estas actuaciones

Endesa, a través de su filial de infraestructuras y redes e-distribución, ha activado su Plan de Verano destinando 66 millones de euros al mantenimiento preventivo de su red de distribución eléctrica en España y de las masas forestales que la rodean para asegurar la continuidad del suministro y reducir el riesgo de incendios en el periodo estival.

En concreto en Andalucía, Endesa ha destinado cerca de 12 millones de euros en estas actuaciones utilizando la última tecnología para la revisión de las líneas, como cámaras termográficas de última generación, helicópteros con sistemas de sensores láser, y drones dotados de cámaras de alta precisión.

Además, Endesa ha puesto en marcha un programa piloto por el que está empezando a utilizar en sus redes de Cataluña gafas de realidad virtual. Una vez se certifique sus resultados, esta tecnología se empezará a aplicar en otras zonas por las que discurren las redes de distribución de Endesa (Andalucía, Aragón, Extremadura, Baleares y Canarias).

Revisión de líneas

Los técnicos de Endesa, dentro del Plan Verano de la Compañía, llevarán a cabo revisiones termográficas de las líneas y subestaciones de media y alta tensión. Estas revisiones en las que Endesa invertirá más de seis millones de euros, consisten en la inspección de la red con cámaras de infrarrojos, ya sea desde tierra o por aire, para detectar si hay algún elemento que presente una temperatura más elevada de lo normal, lo cual indica que sufre una anomalía. En caso de detectarse cualquier anomalía, las coordenadas del “punto caliente” quedan registradas y se activa de forma automática el mecanismo para corregirla.

En toda Andalucía se revisarán con esta metodología 42 subestaciones, analizando también los componentes de los transformadores, así como la revisión de las líneas de Media Tensión de estas subestaciones ubicadas por toda la geografía andaluza. Asimismo, la Compañía tiene previsto llevar a cabo limpiezas en tensión de algunas de estas infraestructuras, un trabajo que requiere una preparación especial dada la complejidad de la misma. Este tipo de limpiezas se suelen hacer con pistolas de presión de agua cuando la subestación está en tensión, es decir, conectada a la red y por lo tanto dando energía, de ahí la dificultad de llevar a cabo este tipo de actuaciones.

A estas medidas se une la revisión de las líneas de Alta Tensión. Endesa tiene en toda Andalucía 18.700 kilómetros de líneas aéreas de Alta Tensión, es decir la distancia que separa Sevilla de Sidney. Este año, se revisarán cerca de 500 kilómetros de estas líneas, muchas de las cuales se encuentran en zonas de difícil acceso dada la orografía del terreno. Para poder llevar a cabo estas revisiones Endesa utiliza cámaras termográficas que en algunos casos hay que instalar en helicópteros o drones, con el fin de poder recorrer todo el tendido con una mayor precisión.

Desde hace tres años Endesa ha incorporado a estas tareas la tecnología LIDAR (Light Detection and Ranging) -Detección por luz y distancia- que combina tecnología GPS con sensores láser y permite realizar mapas tridimensionales y cartografiar las líneas eléctricas. Esta herramienta ofrece simultáneamente información tanto del relieve del terreno como de la vegetación que lo cubre, lo que resulta muy útil para crear mapas de alta resolución de las zonas boscosas y planificar las labores de limpieza forestal.

Además de los helicópteros, Endesa utiliza drones desde 2012 para comprobar el estado de la red. Los drones que utiliza la compañía están equipados con cámaras de alta resolución que permiten captar imágenes de las líneas y son especialmente útiles para comprobar el estado de las infraestructuras en las zonas de difícil acceso sin necesidad de interrumpir el suministro. Los aparatos permiten también verificar la anchura de los corredores de seguridad que actúan como cortafuegos.

Conservación del entorno vegetal

Del total de 143.300 kilómetros de red eléctrica que integran la infraestructura de Endesa en distribución en Andalucía, más de la mitad corresponden a líneas áreas que atraviesan terrenos o zonas forestales, y que precisan de una adecuada conservación de las masas de vegetación.

Este año se han destinado en Andalucía 8 millones de euros en trabajos de tala, poda y limpieza de la masa vegetal. Con estas operaciones que se llevan a cabo antes del periodo estival, se asegura la apertura de corredores de seguridad debajo de las redes tanto de alta como de media y baja tensión, lo que permite evitar incidencias en el suministro eléctrico y minimizar el riesgo de incendio.