El país africano vota este lunes en unas elecciones históricas en las que están llamados a las urnas 5,6 millones de personas, poco más de ocho meses después de la caída de Robert Mugabe, que lideró Zimbabue entre 1980 y 2017.

El foco está puesto en los dos principales a ostentar la Presidencia durante los próximos cinco años: el actual jefe de Estado y candidato de la gobernante Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), Emmerson Mnangagwa (75) que tomó las riendas del país tras el golpe de Estado militar contra Mugabe en noviembre, y el líder de la coalición opositora Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), Nelson Chamisa (40), abogado y pastor que, de ganar, se convertiría en el jefe de Estado más joven del país.

Aunque Mugabe no está entre los candidatos, el exgobernante rompió el domingo su silencio para asegurar que votaría en contra de su partido y apoyaría a Chamisa. “No puedo votar por quienes me han atormentado, a quienes me tienen de esta manera. No puedo votar a la ZANU-PF”, explicó, en relación al hecho de que el partido, que él fundó, le “expulsó” tras una asonada que calificó una vez más como un “verdadero golpe de Estado”.