Los trabajadores han decidido “retomar nuevamente la calle. Ya basta de un salario de hambre que no llega a 1,6 dólares mensuales”.