Cientos de miles de personas comenzaron a congregarse este lunes (06.01.2020) en las calles de Teherán para las ceremonias en homenaje al jefe militar Qasem Soleimani, quien murió el viernes en un ataque de un dron estadounidense en Bagdad, Irak.

En las instalaciones de la Universidad de Teherán, una inmensa multitud, portando carteles con el retrato de Soleimani, se despidió del comandante, y el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, rezó por el general abatido.

“Seguiremos el camino del mártir Soleimani con firmeza y resistencia y la única compensación para nosotros será expulsar a Estados Unidos de la región”, subrayó en una entrevista con la televisión estatal iraní el nuevo comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, Esmail Qaaní.

Las autoridades iraníes han prometido vengar su muerte y consideran que el asesinato marca un punto de inflexión y llevará a la retirada de las tropas estadounidenses de la región, aunque Washington comenzó a enviar miles de soldados más.

El Secretario de Estado de Estados Unidos ha respondido: “Ya le hemos dicho suficiente al régimen iraní. No puede salirse con la suya usando milicias y pensar que su patria estará segura y a salvo. Vamos a responder contra los verdaderos responsables de las decisiones, la gente que está causando esta amenaza. Vamos a tomarnos esto en serio y vamos a defender al pueblo estadounidense en todo momento”.

Ante la escalada de las tensiones en Oriente Medio, Estados Unidos ha desplegado sus tropas. Más de 3.000 soldados salieron este sábado desde Carolina del Norte a Kuwait como refuerzo a los más de 5.000 ya presentes en Irak como parte de la Coalición antiyihadista y que el parlamento iraquí ha pedido que sean expulsados.