Las víctimas eran trabajadores de la ONG humanitaria francesa Acción contra el Hambre que anunció el viernes la ejecución de cuatro de los seis rehenes secuestrados en julio por un grupo yihadista en el noreste de Nigeria. Entre las seis personas, todas de nacionalidad nigeriana, una fue ejecutada en septiembre.