Al menos 86 personas han muerto en Nigeria en ataques supuestamente cometidos por pastores armados de la etnia fulani en pueblos del estado central de Plateau, según fuentes de la Policía citadas por Efe.

La violencia estalló a última hora del pasado sábado en la zona de Barkin Ladi y provocó el domingo ataques de represalia en Jos, capital de Plateau, estado donde suelen registrarse este tipo de conflictos.

“86 personas murieron, 6 resultaron heridas, 50 casas fueron incendiadas, 15 motocicletas y 2 vehículos a motos fueron quemados”, ha afirmado el portavoz de la Policía de Plateau, Terna Tyopev, en un comunicado publicado por los medios locales.

El gobernador del estado, Simon Lalong, declaró el toque de queda desde las seis de la tarde del domingo hasta las seis de la mañana del lunes en las zonas afectadas, e hizo un llamamiento a la población para mantener la calma.