Con un récord de participación arrancó en la capital de Kenya la cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, donde anualmente se toman decisiones para dirigir a la sociedad global hacia un futuro más sostenible.

 – Más de 4.700 jefes de Estado, ministros, líderes empresariales, altos funcionarios de la ONU y representantes de la sociedad civil se reunirán hasta el próximo 15 de marzo para negociar distintos proyectos de resolución referidos a soluciones innovadoras para los desafíos ambientales y la producción y el consumo sostenibles.

Sobre la mesa se encuentran iniciativas que presionarían más fuertemente al mundo a adoptar economías más sostenibles, proteger los ecosistemas marinos de la contaminación por plásticos, reducir el desperdicio de alimentos y promover la innovación tecnológica para combatir el cambio climático, y reducir el uso de recursos y la pérdida de biodiversidad.

La Asamblea para el Medio Ambiente, es el único organismo de la ONU además de la Asamblea General que reúne a todos los Estados Miembros y convoca a todos los sectores de la sociedad. Las decisiones que se toman en ella tienen un profundo impacto en el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París y la Agenda 2030. Este año, también allanan el camino hacia la cumbre de las Naciones Unidas para el Cambio Climático que se tendrá lugar en Nueva York este septiembre.

“El tiempo se nos acaba. Debemos ir más allá de las promesas y la política. Más allá de los compromisos con poca rendición de cuentas. Lo que está en juego es la vida y la sociedad, en la forma en que la mayoría de nosotros la conocemos y disfrutamos hoy”, fue el mensaje de la directora ejecutiva interina de ONU Medio Ambiente para los Estados.

Según datos de la agencia el valor de los servicios ecosistémicos perdidos de 1995 a 2011 es de entre 4 a 20 billones de dólares. Las prácticas agrícolas están ejerciendo cada vez más presión sobre el medio ambiente, con un costo estimado de 3 billones al año, mientras que la contaminación le cuesta al mundo unos 4,6 billones anualmente.

“El momento de actuar es ahora. Sabemos que podemos construir sociedades más sostenibles, prósperas e inclusivas con patrones de producción y consumo sostenibles que aborden nuestros desafíos ambientales y no dejen a nadie atrás. Pero tendremos que crear las condiciones para que esto suceda. Y tendremos que hacer las cosas de manera diferente”, aseguró el presidente de la y Ministro de Medio Ambiente de Estonia, Siim Kiisler.

La Asamblea también será el escenario del lanzamiento de nuevas investigaciones de ONU Medio Ambiente, y exposiciones y los eventos paralelos generarán la oportunidad para que los asistentes formen alianzas y hagan acuerdos que beneficien a las personas y al medio ambiente.