Más de 110.000 socorristas buscan a los desaparecidos, mientras los meteorólogos japoneses preven nuevas precipitaciones y advierten del peligro de nuevos corrimientos de tierra e inundaciones.