La actividad del volcán de la isla de Stromboli, en Italia, ha vuelto a la normalidad y sólo emite pequeñas nubes de humo que salen de la boca principal, después de la violenta explosión de este miércoles que provocó la muerte de una persona y dejó a otra herida.

Las avionetas continúan sobrevolando la zona para apagar los últimos incendios que se produjeron en la zona occidental de la isla a raíz de la erupción, pero la emergencia ha concluido y ahora se tendrá que proceder a limpiar la abundante ceniza que ha caído sobre la localidad de Ginostra, en la parte suroeste de la isla y donde sólo se puede acceder por el mar.

El volcán Stromboli, en el archipiélago de las islas Eolias y uno de los pocos que se mantiene en actividad, tiene una altura de 927 metros, pero bajo el nivel del mar se calcula que mide en torno los 3.000 metros.