El gobernante partido Fidesz, del polémico primer ministro, el conservador nacionalista, Viktor Orbán, ha logrado una victoria arrolladora en las elecciones generales de Hungría el domingo, con el 48,9 %, según el 95 % de los votos escrutados.

Según la Oficina Nacional Electoral de Hungría el ultraderechista partido Jobbik, liderado por Gábor Vona, alcanzó el 20 %, y la coalición de izquierdas, formada por los socialdemócratas y “Diálogo” que apoyó a Gergely Karácsony con un 12 %.

En su campaña electoral, el Gobierno y Orbán han mantenido un discurso alarmista y en contra de la inmigración y los refugiados, que ha constituido su único mensaje.