Por la primera vez desde hace casi una década la oposición logra un gran éxito en unas elecciones en Hungría, donde el Fidesz, el partido del controvertido primer ministro ultranacionalista Viktor Orbán, domina la política con amplias mayorías.

La oposición dio este domingo una fuerte señal de vida al ganar las elecciones municipales en Budapest y otras grandes ciudades del país.

El candidato de la coalición opositora, Gergely Karácsony, será el próximo alcalde de la capital húngara al imponerse al edil actual, István Tarlós, con el 50 % de los votos frente al 46 % del aspirante oficialista.