Los manifestantes se enfrentaron con la policía hasta altas horas de la madrugada del jueves y la policía instó al Gobierno a imponer toques de queda para ayudar a frenar la escalada de violencia en la ciudad gobernada por China.