Las protestas se producen después que el pasado martes  el Gobierno declaró una urgencia económica, que implica reducir el costo de los bienes de primera necesidad e incrementar el acceso al crédito de las pequeñas empresas, y así intentar paliar la crisis.