Los equipos de rescate continuaron por segunda noche consecutiva buscando entre los escombros a posibles desaparecidos tras el derrumbe de un puente en Génova (noroeste de Italia) que ha causado al menos 39 víctimas y 16 heridos. Aunque no se tienen cifras oficiales de los desaparecidos, las autoridades italianas no descartan que pueda haber aún una decena de cuerpos bajo los escombros. Durante esta noche, los equipos de rescate no han localizado a ningún vehículo bajo los enormes bloques de cemento.

Los trabajos de búsqueda de los bomberos se concentran bajo los bloques de cemento del pilar que se desplomó a la orilla izquierda del río Polcevera donde aún podrían encontrarse algunos coches. Mientras tanto 15 personas siguen ingresadas, 9 de ellas en estado grave, en el hospital San Martino, donde también se encuentran los 39 cuerpos encontrados.

El problema ahora se concentra en las casas que se encuentran bajo lo que queda del puente y en los 664 desalojados, 331 núcleos familiares, ya que se ha anunciado que muchos de estos edificios tendrán que ser destruidos. Algunos equipos de bomberos han entrado en las casas para salvar a los animales domésticos o recoger algunas medicinas de urgencia.