Una lacra que necesita una respuesta integral y coordinada

– Dar una respuesta integral y coordinada es el objetivo de la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer de 2013, donde se recoge la trata como una forma más de violencia. El Gobierno aborda esta lucha también en el segundo Plan de Trata, por el que cada euro incautado a los tratantes se destinará a luchar contra la trata.

Otras medidas se recogen, por ejemplo, en el Código Penal, que introduce la libertad vigilada en los delitos de trata. También en el Estatuto de la Víctima, la nueva Ley de Infancia o la reciente reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que garantiza la orientación y la asistencia jurídica gratuita a las víctimas con independencia de sus recursos.

Pero en España son muchos los que luchan contra esta realidad: Fiscalía, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado con un trabajo extraordinario, los distintos responsables de las administraciones y el mismo Gobierno trabajando en origen y una vez que las víctimas se encuentran en nuestro país.

La trata es uno de los negocios ilegales más lucrativos para las mafias, sólo por detrás del tráfico de drogas y de armas que ha convertido en esclavas a 21 millones de personas en todo el mundo y del que las organizaciones criminales obtienen unos beneficios de 32.000 millones de euros al año.

Las cifras que se manejan en España en torno al negocio de la trata son 3.000 millones de euros al año, es decir, 8,3 millones de euros al día.