Lo informaron hoy fuentes de seguridad y hospitalarias, precisando que la policía abrió fuego contra los manifestantes y lanzó gases lacrimógenos. Han sido las perores jornadas desde el inicio de las protestas en el sur de Irak y en la capital Bagdad.