La Defensoría del Pueblo de Ecuador informó este jueves (10.10.2019) de que, desde el inicio de las protestas en el país hace una semana, cinco personas han muerto, 554 han resultado heridas y 929 han sido detenidas en el contexto de las mismas.

Las víctimas mortales son por un atropello intencionado de manifestantes, un joven que cayó de un puente junto a otro durante el acoso policial, un manifestante que murió por causas todavía no aclaradas y un dirigente indígena muerto por “la desmedida represión ejecutada por la fuerza pública”. El movimiento indígena liberó a los diez agentes que mantenía retenidos desde la mañana después del funeral de Inocencio Tucumbi, dirigente indígena procedente de la provincia del Cotopaxi.

El movimiento indígena se radicaliza

“Nada de diálogo con un gobierno asesino”, proclamó la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) en un comunicado firmado por su presidente, Jaime Vargas. El dirigente, que llamó a “radicalizar las acciones” mediante “bloqueos de vías y las tomas” de edificios públicos, habló también frente a los manifestantes que se concentran en un coliseo de Quito. “¡Vamos a radicalizar con más fuerza, compañeros, y si tiene que denunciar y si tiene que matarme que me maten!”, exclamó Vargas.

La Conaie pidió también al Ejército que retire su apoyo al presidente; la que es la principal organización indígena de Ecuador rechazó además el diálogo abierto con el gobierno, que lo intenta llamando a una mediación de la ONU o de la Iglesia.