La ruptura de tres tuberías para transportar petróleo y combustibles provocó un derrame que contaminó un río amazónico en el este de Ecuador, afectando a comunidades indígenas asentadas en las riberas.