Durante la ceremonia inaugural, el pasado fin de semana,  del 37º periodo de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL), el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, destacó que “el aumento de la desigualdad se ha convertido en el rostro de la globalización”, una situación que ha provocado insatisfacción, intransigencia y desequilibrios sociales que han afectado especialmente a los jóvenes.

Pese a los beneficios que ha traído la globalización, como la gran cantidad de personas que han salido de la pobreza extrema, también ha provocado desigualdades que dificultan el acceso a la salud, la educación y la justicia; “Esas desigualdades hacen más difícil para las personas ganar un salario decente y vivir con dignidad. Por más de una generación, los ingresos del 1% más rico del mundo han crecido a un ritmo dos veces mayor que los del 50% más pobre”, dijo António Guterres.

“Las personas se preguntan con razón ¿qué mundo es este en el que un puñado de hombres, porque los más ricos del mundo son hombres, en la extrema riqueza la desigualdad de género también existe, acumula la misma cantidad de riqueza que la mitad más pobre de la humanidad?, reflexionó.

Guterres destacó también el efecto transformador de la tecnología en nuestras tareas cotidianas y en el ámbito laboral a través de la bioingeniería y la inteligencia artificial.

“Debemos aprovechar el potencial de la Cuarta Revolución Industrial, y protegernos, al mismo tiempo, de los riesgos que plantea. Este es probablemente el reto más difícil que vamos a tener en las dos próximas décadas”, destacó.

El titular de la ONU añadió que esta revolución ha de representar una fuente de bienestar y no un peligro capaz de producir consecuencias negativas para las sociedades y las economías.

A su vez, destacó que es necesario redefinir el concepto de desarrollo, en especial en un entorno mundial “cada vez más complejo y multipolar”, especialmente en las regiones de transición y las naciones de ingresos medios como las de América Latina y el Caribe.

“Necesitamos una economía mundial que beneficie a todos y cree oportunidades para todos. Necesitamos construir una globalización equitativa”, recordó.

Guterres sostuvo que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es la hoja de ruta de las Naciones Unidas para lograr erradicar la pobreza, y contiene las herramientas para lograrlo.