Los enfrentamientos se produjeron en ciudades como Bogotá, Medellín, Cartagena y, en especial, Cali, donde las autoridades impusieron el toque de queda 

Las marchas que se registraron este jueves (21.11.2019) en diferentes ciudades de Colombia contra el gobierno del presidente, Iván Duque, y que paralizaron el país, terminaron en disturbios que dejaron como resultado 28 policías heridos y daños en diferentes comercios.

Una batalla campal entre manifestantes y la Policía se desató en la Plaza de Bolívar de Bogotá cuando encapuchados intentaron forzar la entrada al Capitolio Nacional y al Palacio Liévano, sede de la Alcaldía, al cierre de las protestas contra la política económica y social del Gobierno del presidente Iván Duque. Los encapuchados atacaron a los uniformados, arrojaron objetos, entre ellos cócteles molotov y rompieron las barreras que protegían la estatua del Libertador Simón Bolívar, ubicada en el centro de la Plaza, y las mallas que protegían las fachadas de edificios del sector.

Los desórdenes comenzaron cuando la mayoría de los participantes en las manifestaciones, que transcurrieron pacíficas en su mayor parte, se retiraban del centro de la ciudad.  Cientos de miles de colombianos se manifestaron para pedir al Gobierno cambios en su política económica y social y para frenar la desigualdad y la pobreza.