“Defendamos nuestra patria europea”, ha sido el lema de una protesta convocada por varios partidos de izquierda y a la que se unieron también otras formaciones, y que según los organizadores atrajo a 5.000 manifestantes.

Los partidos que convocaron la protesta, el Partido Socialista, la Coalición Democrática y Párbeszéd (Diálogo) querían así “demostrar que Hungría es mucho más que Viktor Orbán” y que no comparten los valores del primer ministro.

La protesta se produjo tras la votación en la Eurocámara que recomienda a los gobiernos de la UE iniciar el proceso de sanción contra Hungría por una serie de medidas y leyes del gabinete de Orbán que -en su opinión- violan los valores de la Unión.