Akihito, el 125º emperador de Japón, es el primer monarca japonés en dejar el trono en más de 200 años. A los 85 años se le ha otorgado un permiso legal para abdicar tras indicar que se sentía incapaz de cumplir su función debido a su estado de salud y su avanzada edad.

Akihito llegó al trono en 1989 tras la muerte de su padre, Hirohito. Su hijo, el príncipe heredero Naruhito, ascenderá al trono el miércoles 1 de mayo, dando comienzo a una nueva era, ‘Reiwa’

El emperador en Japón no tiene poder político, pero es un importante símbolo de la unidad nacional.