Tras semanas de violentas protestas de los “chalecos amarillos”, en un mensaje televisado a la nación, el presidente francés pidió calma y entonó el mea culpa: “Asumo mi parte de responsabilidad. Puede que haya dado la sensación de que no era asunto mío, que tenía otras prioridades. También sé que mis declaraciones han herido a algunos. Quiero ser muy claro con ustedes esta noche: si he luchado para sacudir el sistema político existente, los hábitos, las hipocresías, es precisamente porque creo más que nada en nuestro país y porque lo amo”, afirmó.

Dentro de los anuncios que hizo el mandatario galo destacan su propuesta de aumentar el salario mínimo en cien euros a partir de enero, proyecto que será presentado al Parlamento, según anunció Macron. El presidente francés también informó  que el aumento de impuesto que se pretendía aplicar a pensionados y trabajadores que ganan menos de dos mil euros se cancelará este 2019.