El coordinador humanitario de Naciones unidas para los territorios palestinos ocupados ha elevado a 29 la cifra de palestinos muertos y más de 200 heridos el pasado fin de semana por los enfrentamientos entre milicianos de Gaza y el ejército israelí. En Israel, hubo 4 fallecidos.

Jamie McGoldrick citó entre las necesidades más urgentes de la población palestina el suministro de comida y la situación crítica de los hospitales.

Desde el inicio de las llamadas “Marchas de retorno”, que tienen lugar cada viernes desde hace trece meses en Gaza, 29.000 palestinos han sido heridos, de ellos 7000 por disparos israelíes. Los hospitales no pueden tratar a 1700 heridos que necesitan cirugías complejas por falta de suministros, equipos y cirujanos.

“Estamos corriendo contra el tiempo en algunos casos y la osteomielitis, infección de huesos, supondrá una crisis. Necesitamos tratar eso, prevenirlo, porque si no será necesario hacer amputaciones. Desde el comienzo de las marchas ha habido que hacer 120 amputaciones y hay 20 niños entre esos amputados”.

La ONU solicitó 350 millones de dólares a principios de año, pero solo ha recibido un 14%. El Programa Mundial de Alimentos y UNWRA, que proveen alimentos para un millón de palestinos, también están en una situación alarmante de financiación.