Las encuestas antes del cierre de las urnas daban al demócrata Joe Biden una ventaja de 7,2 puntos sobre Trump a nivel nacional, según el promedio de sondeos elaborado por la web RealClearPolitics, pero los resultados parciales no arrojan un claro vencedor. La batalla electoral está muy reñida.

Millones de votantes dejaron de lado las preocupaciones sobre el virus para acudir en persona, uniéndose a los 102 millones de estadounidenses que votaron días o semanas antes por correo, una cifra récord.

Trump venció en los estados clave de Florida, Ohio y Texas, frustrando las esperanzas de Biden de apuntarse una victoria decisiva temprana, pero el aspirante demócrata afirmó que estaba en camino de llegar a la Casa Blanca ganando en tres estados cruciales del “Cinturón del Óxido”, como se conoce al área industrial del país.

Biden, de 77 años, estaba mirando los estados del llamado “muro azul” de Michigan, Wisconsin y Pensilvania -que enviaron a Trump, de 74 años, a la Casa Blanca en 2016- en busca de posibles avances, aunque el recuento de votos podría extenderse durante horas o días allí.