Yuri Borisov viajó a Caracas el sábado para ratificar el apoyo de Moscú al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, un acercamiento que le ha permitido mantenerse en el poder a pesar de la intensa presión occidental para que renuncie.