El Tribunal Penal Internacional ha aumentado la condena de Radovan Karadzic de 40 años a cadena perpetua tras el recurso presentado por el líder político de los serbios de Bosnia. En 2016, el juicio de primera instancia Karadzic fue condenado a 40 años por genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad por su papel durante la guerra de Bosnia (1992-1995).

Karadzic, de 73 años, apeló la sentencia y ahora la cámara de apelaciones del Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales le ha condenado a cadena perpetua porque la sentencia de primera instancia, de 40 años de cárcel, “reflejó de forma inadecuada la extraordinaria gravedad de la responsabilidad de Karadzic en la comisión de los crímenes” según el presidente de la cámara Vagn Prüsse Joensen.

Los magistrados confirmaron la culpabilidad de Karadzic por el genocidio de Srebrenica, cinco crímenes de lesa humanidad -persecución, exterminio, asesinato, deportación y actos inhumanos- y cuatro crímenes de guerra -asesinato, terror, ataques ilegales a civiles y toma de rehenes-.

La sentencia consideró que la Fiscalía no fue capaz de probar un cargo adicional de genocidio por los asesinatos en algunos municipios de Bosnia-Herzegovina, pero consideró que la sentencia en primera instancia de 40 años de cárcel “no era razonable” debido a la gravedad de los crímenes.