Doce personas han muerto en Europa central por el frío y las fuertes nevadas de los últimos días. Donde peor lo están pasando es en la República Checa, Austria y Alemania.