Los fuertes vientos e inundaciones registradas en el suroeste de Francia se han saldado por el momento con tres muertos después de que un hombre que había desaparecido fuera hallado muerto este domingo en su vehículo.

La cifra de víctimas mortales ha ascendido así a tres, según datos de la Fiscalía, que ha indicado que el fallecimiento de un hombre en la localidad de Onard está relacionada con las malas condiciones meteorológicas. Otras cinco personas han resultado heridas por la caída de árboles.